miércoles, 18 de mayo de 2011

El otro

En 1920, un misionero llamado J. A. L. Singh, que se encontraba a las afueras de Midnapore, fue informado de la necesidad de hacer un exorcismo por un nativo horrorizado a causa de la presencia de un fantasma en el bosque. Cuando Singh fue a investigar lo que ocurría, acabó descubriendo a dos niñas desnutridas y salvajes en la madriguera de unos lobos en un nido de termitas, a quienes la madre loba defendía como si fueran sus cachorros. Aunque Singh dudó en qué hacer, antes de que pudiera decidir los nativos mataron a la loba y capturaron a las dos pequeñas. De hecho le costó acalorados discursos desde el púlpito para evitar que las niñas fueran también tiroteadas.
El caso de Amala y Kamala nos permite pensar lo siguiente: ¿Nacemos o nos hacemos seres humanos?, ¿La constitución de un aparato psíquico nos define como seres humanos?, ¿Cómo se estructura y organiza el aparato psíquico a partir del encuentro con el otro?, ¿Qué lugar ocupa el otro en la constitución de la subjetividad?.
En la obra de Freud deducimos el término “otro” desde la conceptualización de der Andere( traducido como la otra persona) y das Andere traducido como la otredad). En la obra de Lacan, en cambio, este término adquiere cierta complejidad.
En la década del ´30, Lacan hacía referencia a las “otras personas”. Cuando Lacan es influenciado por la dialéctica del amo y el esclavo de Hegel a partir de las conferencias de Kojève, esboza una distinción entre el “pequeño otro” (“el otro”) y el “gran otro” (“el Otro”). En el álgebra lacaniana el Otro es designado a A (Autre) y el otro es otorgado a a (autre). En la práctica analítica, conforme a Lacan, el analista debe poder situarse en el lugar del Otro. ¿Qué nos puede decir esta mirada?

Ir al artículo completo

EL PANOPTICO: MODELO DE SOCIEDAD DISCIPLINARIA PERFECTA

La filosofía de Foucault ofrece una caja de herramientas ideal para pensar el accionar de las instituciones sobre los cuerpos en la ecuación tiempo/productividad/reeducación. El estudio histórico (ateleológico) de Foucault procura hacer una genealogía de la concepción de sujeto en el presente remontándose en los orígenes de las instituciones (investigación política-histórica).

En la ciudad de Montevideo, en 1888, se inaugura la primera cárcel en Uruguay durante el gobierno de Máximo Tajes. Fue la primera cárcel en América Latina en implementar el modelo arquitectónico del patnoptismo, similar a la prisión de Pentonville. La cárcel del Miguelete fue clausurada en 1986, aunque mantuvo como reclusos a menores hasta 1990. La cárcel Rodelú era una cárcel modelo, donde los reclusos se rehabilitarían a través del trabajo. Los presidiarios estaban recluidos en celdas individuales, como era el régimen Augurniano.

Ir al artículo completo